Menú Cerrar

Pide ahora tu DETENTE

“¡Lleva siempre contigo la protección del “Detente”…!”

La práctica de portar el Detente, recomendada por Santa Margarita, al principio fue conocida sólo en las comunidades de la Visitación. Fue la Venerable Ana Magdalena Rémuzat, salesa de Marsella, quien la hizo conocer fuera del claustro. Habiendo sabido por revelación hacia 1720, que iba a desencadenarse una gran peste en Marsella, por inspiración divina prometió que los atacados encontrarían auxilio prodigioso en esa devoción al Sagrado Corazón.

 En España, durante la guerra civil de 1936, los católicos lo llevaban sobre su pecho y fue llamado “para-balas” por la protección que habían recibido cuando hacían frente a aquellos que los combatían.


Una devoción más actual y necesaria que nunca, para la efectiva obtención de lo que hace dos mil años todos los verdaderos cristianos piden cuando rezan: “Venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”.

“¡Lleva siempre contigo la protección del “Detente”…!”

PIDELO YA RELLENANDO EL FORMULARIO

Llevando con devoción  y confianza este pedacito de paño con la imagen del Sagrado Corazón, te beneficiarás de las promesas hechas por Nuestro Señor a quien porte el “Detente”, no como un talismán sino como signo de confianza en su amor misericordioso:

•  “Les daré todas las gracias necesarias para su estado de vida”.

•  “Les daré paz a sus familias”.

•  “Las consolaré en todas sus penas”.

•  “Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte”.

Ponte bajo la protección del Corazón de Jesús: lleva el “Detente” en tu cartera.

Pide hoy mismo tu “Detente”, y recibirás junto con el "Detente" la Novena irresistible al Sagrado Corazón de Jesús.

PIDELO YA RELLENANDO EL FORMULARIO

Sin duda, habrás oído hablar de la tradicional devoción al Sagrado Corazón de Jesús y del piadoso uso del “Detente”, o Salvaguardia.

Pero quizás no tengas del todo presente las magníficas promesas que Nuestro Señor hizo a quien llevase, con amor y confianza, el emblema de su Sagrado Corazón.

— Tal vez piensas, como yo, que si muchas cosas andan mal hoy en España, se debe en gran medida a que Jesucristo no reina efectivamente en nuestra sociedad, en nuestras leyes y en nuestra cultura.

Y tampoco reina en el corazón de cada español.

Estamos ante un progresivo y alarmante retorno del paganismo.

Es necesario que nuestra sociedad vuelva a regirse por la dulce ley de Cristo, en lugar de dejarse arrastrar por esta avalancha de paganismo.

… Que reine “en los corazones de los hombres, en el interior de los hogares, en la inteligencia de los sabios, en las cátedras de la ciencia y de las letras, en nuestras leyes e instituciones patrias…” decía en 1919 el Rey Alfonso XIII, en la solemne consagración de nuestra Patria al Sagrado Corazón, en el Cerro de los Ángeles.

•  Ante la inseguridad creciente (sanitaria, social, religiosa y política) en que está sumergida nuestra sociedad, ¿no es cierto que cada uno de nosotros necesita un signo visible y eficaz de la protección y del amor de Dios?

Tú ya lo has entendido: llevar contigo el “Detente” es colocarte bajo la protección de Jesús, es portar la Imagen de su Sagrado Corazón y tomar el buen partido, frente tantos desvaríos como presenciamos.

PIDELO YA RELLENANDO EL FORMULARIO

Porque en medio de un mundo que se hunde en el caos, sólo la Divina Providencia puede darnos esa protección que tanto necesitamos.

Yo deseo distribuir el “Detente” por toda España: en las familias, en los hospitales, en las prisiones; quiero darlo a los ancianos, a los adultos, a los adolescentes y a los niños; en las calles y en las plazas, a todos los que se encuentren alejados de Dios e incrédulos de su misericordia.

Frente a tanta paganización, hagamos que reine en España el Sagrado Corazón de Jesús.

La campaña de distribución del “Detente” es organizada por la Asociación “Tradición y Acción” y se realiza gracias a los donantes que la apoyan.

•  A quien se esfuerce en divulgar esta devoción, Nuestro Señor le prometió:

•  “Grabaré para siempre en mi Corazón los nombres de aquellos que propaguen esta devoción.”

Tú también, puedes beneficiarte de esta promesa de Jesús: envía hoy mismo tu aportación a la campaña y serás así un propagador de esta devoción.

Y como donante de “Tradición y Acción” recibirás el boletín de la campaña, donde podrás conocer los testimonios de las gracias recibidas por otros devotos del Sagrado Corazón.

•  No pierdas esta oportunidad: pide hoy mismo tu “Detente” y la Novena Infalible al Sagrado Corazón. En pocos días recibirás tu “Detente” y podrás así llevar la eficaz protección asegurada por el Sagrado Corazón de Jesús.

Cuando lo recibas, si te gustó, podrás encargar otros para tus familiares y amigos.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos Confío!

​​

¡Comparta este ofrecimiento entre sus parientes y amigos!

¡Yo quiero un DETENTE!
Junto recibirá la "Novena irresistible
al Sagrado Corazón de Jesús"


La práctica de portar el Detente, recomendada por Santa Margarita, al principio fue conocida sólo en las comunidades de la Visitación. Fue la Venerable Ana Magdalena Rémuzat, salesa de Marsella, quien la hizo conocer fuera del claustro. Habiendo sabido por revelación hacia 1720, que iba a desencadenarse una gran peste en Marsella, por inspiración divina prometió que los atacados encontrarían auxilio prodigioso en esa devoción al Sagrado Corazón.

 En España, durante la guerra civil de 1936, los católicos lo llevaban sobre su pecho y fue llamado “para-balas” por la protección que habían recibido cuando hacían frente a aquellos que los combatían.


Una devoción más actual y necesaria que nunca, para la efectiva obtención de lo que hace dos mil años todos los verdaderos cristianos piden cuando rezan: “Venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”.

“¡Lleva siempre contigo la protección del “Detente”…!”

PIDELO YA RELLENANDO EL FORMULARIO

Llevando con devoción  y confianza este pedacito de paño con la imagen del Sagrado Corazón, te beneficiarás de las promesas hechas por Nuestro Señor a quien porte el “Detente”, no como un talismán sino como signo de confianza en su amor misericordioso:

•  “Les daré todas las gracias necesarias para su estado de vida”.

•  “Les daré paz a sus familias”.

•  “Las consolaré en todas sus penas”.

•  “Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte”.

Ponte bajo la protección del Corazón de Jesús: lleva el “Detente” en tu cartera.

Pide hoy mismo tu “Detente”, y recibirás junto con el "Detente" la Novena infalible al Sagrado Corazón de Jesús:

PIDELO YA RELLENANDO EL FORMULARIO

Sin duda, habrás oído hablar de la tradicional devoción al Sagrado Corazón de Jesús y del piadoso uso del “Detente”, o Salvaguardia.

Pero quizás no tengas del todo presente las magníficas promesas que Nuestro Señor hizo a quien llevase, con amor y confianza, el emblema de su Sagrado Corazón.

— Tal vez piensas, como yo, que si muchas cosas andan mal hoy en España, se debe en gran medida a que Jesucristo no reina efectivamente en nuestra sociedad, en nuestras leyes y en nuestra cultura.

Y tampoco reina en el corazón de cada español.

Estamos ante un progresivo y alarmante retorno del paganismo.

Es necesario que nuestra sociedad vuelva a regirse por la dulce ley de Cristo, en lugar de dejarse arrastrar por esta avalancha de paganismo.

… Que reine “en los corazones de los hombres, en el interior de los hogares, en la inteligencia de los sabios, en las cátedras de la ciencia y de las letras, en nuestras leyes e instituciones patrias…” decía en 1919 el Rey Alfonso XIII, en la solemne consagración de nuestra Patria al Sagrado Corazón, en el Cerro de los Ángeles.

•  Ante la inseguridad creciente (sanitaria, social, religiosa y política) en que está sumergida nuestra sociedad, ¿no es cierto que cada uno de nosotros necesita un signo visible y eficaz de la protección y del amor de Dios?

Tú ya lo has entendido: llevar contigo el “Detente” es colocarte bajo la protección de Jesús, es portar la Imagen de su Sagrado Corazón y tomar el buen partido, frente tantos desvaríos como presenciamos.

PIDELO YA RELLENANDO EL FORMULARIO

Porque en medio de un mundo que se hunde en el caos, sólo la Divina Providencia puede darnos esa protección que tanto necesitamos.

Yo deseo distribuir el “Detente” por toda España: en las familias, en los hospitales, en las prisiones; quiero darlo a los ancianos, a los adultos, a los adolescentes y a los niños; en las calles y en las plazas, a todos los que se encuentren alejados de Dios e incrédulos de su misericordia.

Frente a tanta paganización, hagamos que reine en España el Sagrado Corazón de Jesús.

La campaña de distribución del “Detente” es organizada por la Asociación “Tradición y Acción” y se realiza gracias a los donantes que la apoyan.

•  A quien se esfuerce en divulgar esta devoción, Nuestro Señor le prometió:

•  “Grabaré para siempre en mi Corazón los nombres de aquellos que propaguen esta devoción.”

Tú también, puedes beneficiarte de esta promesa de Jesús: envía hoy mismo tu aportación a la campaña y serás así un propagador de esta devoción.

Y como donante de “Tradición y Acción” recibirás el boletín de la campaña, donde podrás conocer los testimonios de las gracias recibidas por otros devotos del Sagrado Corazón.

•  No pierdas esta oportunidad: pide hoy mismo tu “Detente” y la Novena Infalible al Sagrado Corazón. En pocos días recibirás tu “Detente” y podrás así llevar la eficaz protección asegurada por el Sagrado Corazón de Jesús.

Cuando lo recibas, si te gustó, podrás encargar otros para tus familiares y amigos.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos Confío!

¡Yo quiero un DETENTE!
Junto recibirá la "Novena irresistible
al Sagrado Corazón de Jesús"

¡Comparta nuestra petición con sus parientes y amigos!

La práctica de portar el Detente, recomendada por Santa Margarita, al principio fue conocida sólo en las comunidades de la Visitación. Fue la Venerable Ana Magdalena Rémuzat, salesa de Marsella, quien la hizo conocer fuera del claustro. Habiendo sabido por revelación hacia 1720, que iba a desencadenarse una gran peste en Marsella, por inspiración divina prometió que los atacados encontrarían auxilio prodigioso en esa devoción al Sagrado Corazón.

 En España, durante la guerra civil de 1936, los católicos lo llevaban sobre su pecho y fue llamado “para-balas” por la protección que habían recibido cuando hacían frente a aquellos que los combatían.


Una devoción más actual y necesaria que nunca, para la efectiva obtención de lo que hace dos mil años todos los verdaderos cristianos piden cuando rezan: “Venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”.

“¡Lleva siempre contigo la protección del “Detente”…!”

PIDELO YA RELLENANDO EL FORMULARIO

Llevando con devoción  y confianza este pedacito de paño con la imagen del Sagrado Corazón, te beneficiarás de las promesas hechas por Nuestro Señor a quien porte el “Detente”, no como un talismán sino como signo de confianza en su amor misericordioso:

•  “Les daré todas las gracias necesarias para su estado de vida”.

•  “Les daré paz a sus familias”.

•  “Las consolaré en todas sus penas”.

•  “Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte”.

Ponte bajo la protección del Corazón de Jesús: lleva el “Detente” en tu cartera.

Pide hoy mismo tu “Detente”, y recibirás junto con el "Detente" la Novena irresistible al Sagrado Corazón de Jesús.

PIDELO YA RELLENANDO EL FORMULARIO

Sin duda, habrás oído hablar de la tradicional devoción al Sagrado Corazón de Jesús y del piadoso uso del “Detente”, o Salvaguardia.

Pero quizás no tengas del todo presente las magníficas promesas que Nuestro Señor hizo a quien llevase, con amor y confianza, el emblema de su Sagrado Corazón.

— Tal vez piensas, como yo, que si muchas cosas andan mal hoy en España, se debe en gran medida a que Jesucristo no reina efectivamente en nuestra sociedad, en nuestras leyes y en nuestra cultura.

Y tampoco reina en el corazón de cada español.

Estamos ante un progresivo y alarmante retorno del paganismo.

Es necesario que nuestra sociedad vuelva a regirse por la dulce ley de Cristo, en lugar de dejarse arrastrar por esta avalancha de paganismo.

… Que reine “en los corazones de los hombres, en el interior de los hogares, en la inteligencia de los sabios, en las cátedras de la ciencia y de las letras, en nuestras leyes e instituciones patrias…” decía en 1919 el Rey Alfonso XIII, en la solemne consagración de nuestra Patria al Sagrado Corazón, en el Cerro de los Ángeles.

•  Ante la inseguridad creciente (sanitaria, social, religiosa y política) en que está sumergida nuestra sociedad, ¿no es cierto que cada uno de nosotros necesita un signo visible y eficaz de la protección y del amor de Dios?

Tú ya lo has entendido: llevar contigo el “Detente” es colocarte bajo la protección de Jesús, es portar la Imagen de su Sagrado Corazón y tomar el buen partido, frente tantos desvaríos como presenciamos.

PIDELO YA RELLENANDO EL FORMULARIO

Porque en medio de un mundo que se hunde en el caos, sólo la Divina Providencia puede darnos esa protección que tanto necesitamos.

Yo deseo distribuir el “Detente” por toda España: en las familias, en los hospitales, en las prisiones; quiero darlo a los ancianos, a los adultos, a los adolescentes y a los niños; en las calles y en las plazas, a todos los que se encuentren alejados de Dios e incrédulos de su misericordia.

Frente a tanta paganización, hagamos que reine en España el Sagrado Corazón de Jesús.

La campaña de distribución del “Detente” es organizada por la Asociación “Tradición y Acción” y se realiza gracias a los donantes que la apoyan.

•  A quien se esfuerce en divulgar esta devoción, Nuestro Señor le prometió:

•  “Grabaré para siempre en mi Corazón los nombres de aquellos que propaguen esta devoción.”

Tú también, puedes beneficiarte de esta promesa de Jesús: envía hoy mismo tu aportación a la campaña y serás así un propagador de esta devoción.

Y como donante de “Tradición y Acción” recibirás el boletín de la campaña, donde podrás conocer los testimonios de las gracias recibidas por otros devotos del Sagrado Corazón.

•  No pierdas esta oportunidad: pide hoy mismo tu “Detente” y la Novena Infalible al Sagrado Corazón. En pocos días recibirás tu “Detente” y podrás así llevar la eficaz protección asegurada por el Sagrado Corazón de Jesús.

Cuando lo recibas, si te gustó, podrás encargar otros para tus familiares y amigos.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos Confío!

¡Yo quiero un DETENTE!
Junto recibirá la "Novena irresistible
al Sagrado Corazón de Jesús"
Encomienda ahora tu "Detente"
Junto recibirás la "Novena irresistible
al Sagrado Corazón de Jesús"

¡Comparta nuestra petición con sus parientes y amigos!